miércoles, mayo 31, 2006

La historia de porque me vine a Dinamarca...

A peticion del viajero melancolico, cuyo blog recomiendo a todo el que guste de viajes mochileros e improvisados, voy a contar como conoci a Mille y por lo tanto, porque me vine a vivir a Dinamarca. Abrochense los cinturones:

Corria el año de gracia de 1999, una noche cualquiera de Julio. Era jueves, y yo ese dia no iba a salir. Los estragos de la noche anterior aun se sentian. No recuerdo bien pero me pasaria de cubatas, guiris y horas de juerga. El caso es que mi amigo Antonio, el Buitre, insistia que teniamos que salir, que esa noche ligariamos seguro. OK, vamos a salir. Una copita y para casa tempranito, la vieja historia que nunca se cumplia.

Y esa noche no se cumplio. Dando vueltas por bares y discotecas, dieron las 6 de la mañana y la discoteca Mana, templo del buitreo en Benalmadena, cerraba. A la salida vi como un tio salia de otra discoteca justo enfrente de la nuestra, la Joy, con dos rubias, una a cada lado.
"Yo a ese tio le conozco", pense. Era un amigo de un amigo mio que es policia en Fuengirola. Antonio se fue a por su coche y yo a por el mio, que por casualidades de la vida estaba aparcado junto al del fulano de las dos guiris. Y sin mas, me voy para ellos y le digo al tio:
"Oye, Carlos, tu llevas dos guiris y yo ninguna, porque no me das la suelta?"
"Vale, llevate esta", me dice y me señala a Mille. "Pues nada, para mi esta", pienso. Y le digo a Mille, alucinaba con el tema, que habia una fiesta en Malaga, que fueramos para alla. Ella dudaba mucho de mi, joder normal con la tajada que llevaba yo, asi que me puso a hacer una prueba de alcoholemia de esas de andar recto por una linea, tocarme la nariz con los ojos cerrados, contar 20 segundos y levantar el pie 20 centimetros del suelo. Bueno, por lo visto pase el test y nos fuimos a desyunar los cuatro. Fuimos al 24 horas de Benalmadena, y lo uno llevo a lo otro y termine llevando a Mille al aeropueto a las 11 de la mañana, ya que ese mismo dia se iba a Dinamarca. Para mi, dia terrible porque entraba a currar a las 3 de la tarde, asi que me fui para el curro sin dormir. Que locura, que tiempos aquellos !!!
Por la tarde la llame para ver como habia ido el vuelo, y ella se alegro mucho. No se lo esperaba.

Unos dias mas tarde le escribi, pero por lo visto cuando ella me dio la direccion la escribi mal y la carta nunca llego. Asi que mas o menos, envuelto por la voragine veraniega y ligotera, olvide la historia, hasta que en Agosto, una tarde, la llame para ver si tenia planes de venir otra vez y, efectivamente, en Agosto vendria para la feria. Ella vino muy fria. Me dijo en mi cara que no queria tener novio, que habia salido de una relacion de 5 años, que no queria enamorarse, pero no contaba con el ataque con misiles first blood de un españolito, eso no hay guiri que lo resista. Corre por nuestras venas la sangre de los Pajares, Esteso, Landa y Lopez Vazquez. Asi que despues de esa semana de Agosto juntos, ella volvio a Dinamarca. Lo que vino fue una sorpresa: en Octubre queria venir a vivir conmigo. Segun decia ella. "I`m coming to get you". Y vino, y vivimos juntos en Malaga un año que ella paso aprendiendo español y estudiando en la Universidad en el programa Erasmus. Y despues de ese año la pelota estaba en mi tejado: irme con ella o quedarme en Malaga y decirle adios. Y todo el mundo conoce lo que sucedio.....

Aqui estoy, en Dinamarca, casi cinco años despues. Todo por salir de marcha un jueves en el que en principio no iba a salir, y por aparcar el coche en un sitio determinado, y por salir de una discoteca en el momento justo.

Alguien cree en las casualidades?

13 comentarios:

Caprilau dijo...

Jejeje que historia mas casual, Noshow, la dejaste marcada a fuego español!!!

Y SI, creo en las casualidades

Lucas dijo...

¿Casualidades? Reconoce que un poco de tu parte pusiste :-).

A mi al menos, me ha gustado la historia... Y no conozco a Mille, pero tiene que valer mucho para haberte llevado del calor de Málaga al frío de Dinamarca.

Por cierto, tras el intento frustrado (por un virus cabrón) de visitar Dinamarca el pasado verano, se nos plantea la posibilidad de hacerlo el otoño que viene. ¿Recomendable o ya hará un frío de pelotas?

malevolia dijo...

Eres un valiente, un héroe.
Siempre he dicho que cuando hay amor de verdad nada es imposible.
Yo no creo en casualidades, creo en el destino por encima de todas las cosas.
Porque estabas destinado a terminar allí. Bueno, más bien determinado, enamorado y loco.
Tu historia es especial, deberías guardarla por el ordenador y leerla en voz alta de vez en cuando. Porque hay pocas personas capaces de luchar, quizás así te escuchen y se den cuenta donde deben salir por la noche, o por donde deben aparcar. Estoy segura que una vocecita en su cabeza(la tuya leyendo la historia) resonará y acertarán.

Todo es cuestión de poner atención.

¿verdad?.

Zooma dijo...

Bien!!!!!!
por las casualidades,
que hacen cambiar la vida para mejorar!

:)

El viajero melancólico dijo...

Muchas gracias por la historia. El hecho de haberme nombrado me ha recordado a la película Smoke, cuando a petición del actor que hace de escritor el dueño del estanco le relata su "cuento de navidad".

se nota que somos de la misma quinta. Lo has contado como era. El pasaje de Pajares y Esteso (¡cuantas tardes de risas con aquel ciclo suyo en los noventa!) me ha hecho reir un montón.

¡Y lo del test de alcohol que te hizo!: Me he imaginado la escena y ha sido lo mejor.

Quizá a tí también te ocurra: cuando alguien me cuenta historias como esta o recuerdo algo parecido que me pasó a mí no puedo evitar que la melancolía me invada y me deje hecho polvo para todo el día.

Gracias amigo.

Juanito dijo...

", pero no contaba con el ataque con misiles first blood de un españolito, eso no hay guiri que lo resista. Corre por nuestras venas la sangre de los Pajares, Esteso, Landa y Lopez Vazquez"

JAJAAJAJAJAJAJAJAJJAJAAJAJAJAJA

keleta dijo...

Que locura!!!
Hay que tener coraje para tomar esa decisión no?
Besets

once dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
danirmartin dijo...

Olé tus huevos, Migué... quién lo hubiera dicho, aquel día que te conocí quitándole nieve a mi coche en Sondre allé, que todo se debía a una salida entresemana por pesao!

Y sí... Mille vale mucho, pero tú eres el que ha tomado la desición más importante. Pero está bien: en Frderiksberg se duerme bien en el sofá, jeje...

Lentes dijo...

Qué bonito! He encontrado tu página buscando enlaces sobre Dinamarca. Entro, y veo que vives en la ciudad de la que me quedé enamorado el año pasado: Copenhague!! Qué suerte! Pero aún hay más... leo este comentario, y veo que conociste a tu chica en Benalmádena! Donde vive mi hermana! En fin, que es una tontería, pero me ha hecho gracia la coincidencia!
Prometo pasarme por aquí de vez en cuando (más cuando acabe los exámenes...)

Un saludo

ezcritor dijo...

Así es la vida: cuando menos te lo esperas ¡Zas! y luego ¡Zas! Zas! y ya está bien, pero no ¡Zas!

vanya dijo...

Ja, ja, ja :D

Ya ves tú... Y a lo mejor si esa carta hubiera llegado ahora sólo seguiríais escribiéndoos.

Felicidades, colega! Esta semana cuando quedemos, esta vez sí (supongo...), ya tenemos unos cuantos motivos para brindar ;-)

sweety07 dijo...

Pués mira si tengo que creer en las casualidades....Mi historia es muy parcida a la tuya.....nos conocimos en medio de la caceria de guiris...al año se vino a España para estudiar en el erasmus y estar conmigo....Y ahora, ha empezado mi dilema.....el está en Dinamrka again...y quiere que yo me vaya a vivir allí.....y no sé...yo tengo una hija de 5 años...no hablo danés y muy poco inglés...odio el frio...y no sé que hacer...las culturas son totalmente distintas pero creo q me adapto eso...pero tengo miedo a no poder encajar en el sistéma social de ese país.....